Las piscinas desmontables, todo un descubrimiento.

Si, ya se que las piscinas desmontables no son ninguna novedad, ni ningún descubrimiento… lo son para mi, ya que el verano pasado me compré una, y el descubrimiento fue el uso que le dimos y lo fáciles que son de montar, a ver, que habrá de todo, pero el modelo que yo me compré lo monté en un rato.

Tengo una pequeña casa de campo, de estilo rústico, a la que voy con mi familia siempre que puedo en cuanto llega el buen tiempo, que es realmente cuando se disfruta. Tengo 2 niños pequeños, de 4 y 6 años y siempre se han quejado de que en la casa de campo no tenemos piscina y que se aburren en verano… y si ellos se aburren, a mi me hacen la vida imposible y no puedo ni relajarme.

Os dejo una foto del modelo que tengo yo.

El año pasado decidimos comprar una y fuimos a ver, y nada, dicho y hecho, pasamos por un par de sitios para verlas y hacernos una idea de su tamaño y como funcionaban, y al final estuvimos mirando por internet para comparar precios y demás, y la compramos por ahí. La trajeron en unos días y antes de que nos dieramos cuenta ya la teníamos montada.

La nuestra es de plástico y mide cerca de los tres metros de largo por dos de ancho y uno de profundo, quiero decir, que para mis hijos, es perfecta ya que pueden moverse con tranquilidad y yo estar tranquilo de que no va a pasar nada. Y así también disfruto yo y no tengo la sensación de estar metido en un pozal.

Es una gozada verlos todo el día jugando, y cuando hacen la siesta, entonces aprovecho yo para meterme y relajarme tranquilamente, y luego por la noche, mano de santo, como han estado todo el día jugando en la piscina y entrando y saliendo, caen rendidos y a dormir enseguida.

Cuando pasa la temporada de verano, se recoge, se guarda y lista hasta el año siguiente.
Muy recomendable!