Una aplicación de la ingeniería social

La ingeniería social es una arte que muy pocos domina, pero llamarlo ingeniería en sí mismo parece ser un intento de darle autoridad a algo que no es propio de aquello que se hace eficiente en función de la apariencia que tiene, y es pues de entero aunque sea una aplicación tecnológica no necesariamente debería ser algo de puro ingenio sino más bien  con un enfoque sistemático, lo que se debe conseguir acá es información a través de los  medios más bajos.

Por ejemplo si deseamos robar la información de nuestra competencia deberíamos hacerlo de esa forma engalanándolo, de eso se trata y para esto  debemos  trabajar todas las alternativas que tengamos a nuestra disposición para ser mucho más eficientes, no basta con crear una cuenta  falsa en las redes sociales tenemos que hacer que estas sean auténticas y que además a la larga consigan tener la misma autoridad que las páginas reales.

Por ejemplo si nos encontramos trabajando para una empresa de distribución de artículos automovilísticos e insumos de este tipo, y  ella nos pide determinar por qué los precios de la competencia  son tan bajos  porque no ha conseguido determinarlos por su cuenta, pues lo primero que debemos hacer es determinar quienes son los administradores y ubicarlos en sus páginas de contacto o en su defecto en las redes sociales para poder utilizarlos para obtener información de importancia  para cumplir nuestra tarea.

De esta forma podemos previamente  construyendo un perfil empresarial ponernos en contacto con aquellos que consideremos más vulnerables y susceptibles de entregarnos al información  que necesitamos y fingir que somos representantes de los fabricantes de los lubricantes por ejemplo, estableciendo una especie de relación de negocios y planteándoles alternativas que ese funcionario al cual  estamos engañando sepa que no puede ignorar y esto  nos permita hacerle preguntas un tanto más clasificadas, como cuál es su proveedor de lubricantes industriales, al ver que la oferta es muy buena el empelado de  la competencia no tendrá más remedio que explicarnos la condición  con la que se adquiere ese tipo de productos en su empresa y de esta forma podremos encontrar algunas pistas de porque el coste de ellos es menor al de la empresa que nos contrató.

Este solo es un pequeño ejemplo y pueden hacerse toda clase de alternativas al mismo, pero lo que es importante es que aprendamos siempre a parecer lo que no somos para poder sacar ventaja de esto.